Arnold Schwarzenegger eligió La Pesquera

Tiempo de lectura estimado:1minuto, 49segundos

El ex gobernador de California y exestrella de Hollywood Arnold Schwarzenegger, llegó a Madrid junto a su hijo Patrick, el tercero de los cuatro que tuvo con la sobrina de John F. Kennedy, y una amplia comitiva de guardias de seguridad para presidir I Arnold Classic Europe, un congreso de fitness que lleva su propio nombre. Bernardino Lombao, preparador físico de José María Aznar e íntimo del ex líder del PP, ha ejercido de cicerone en la visita de Arnold a nuestro país, que ha levantado una gran expectación. Lástima que el expresidente del Gobierno, amigo de Terminator, no pudiera arroparle en su viaje por compromisos de partido.

Arnold Schwarzenegger

“Es una ciudad, donde me he divertido muchísimo. Espero que mi hijo también lo pase genial aquí”, dijo durante la presentación oficial del acontecimiento deportivo que tuvo lugar en los jardines Cecilio Rodríguez de la capital. El acto lo organizaba Marilé Zaera y contó con la asistencia de números rostros conocidos, fans incondicionales de Schwarzenegger. Elena Tablada madre, acompañada de la propietaria de Nails & Us, el centro de estética del momento en La Moraleja; José Luis Moreno; Isabel Pisano, amante de Yasser Arafat; Silvia Tortosa, que ha dado vida a la baronesa Thyssen en la serie de Telecinco; Enrique Moreneo, el cirujano de las estrellas; Rafael Santonja, presidente de la Federación Internacional de Fisioculturismo y Fitness…y un largo etcétera.

Nada más terminar el evento de carácter más oficial, el actor, recién separado de María Shriver, se marchó a celebrar con su hijo y un grupo de amigos su estancia en la capital de una forma más oficiosa. Cenó en La Pesquera, cerca de la Casa de Campo, donde se puso las botas con platos más típicos como el surtido ibérico o un buen solomillo.  Claro que durante todo el fin de semana estará practicando deporte en Palacio Municipal de Congresos del Campo de las Naciones. Tiempo suficiente para quemarlo mismo unos huevos de Lucio que un cochinillo de Botín. Buen curso de iniciación para su hijo.

 

Fuente: Vanitatis